Cartagena vibró de nuevo en la recta final de su Semana Santa