Un balcón en la plaza del Risueño, el más bello de la Semana Santa